Stop Pause

La música de Cristina

“ […] De golpe, en un instante ya nada existe. Ni sala. Ni público. Nada más que la sola presencia del sonido […]. Yo no estoy solo. Es un diálogo que me ha sustraído a las condiciones exteriores de la existencia. ¿Qué se ha hecho de la sala? Ya no existe para mí porque todo lo material ha huido. Y la percepción visual de los ejecutantes, la sensación auditiva de los instrumentos se han trocado, por una transformación radical, en un sentimiento que me transporta más allá de mí mismo: el éxtasis.”
Denis Huisman, L’esthétique, op.cit., traducción de Alfonso Lopez Quintás.

Así es la música de Cristina : un encuentro, una obra que es todas las obras y que nos transporta hacia las dimensiones más inexploradas del ser.
Ahí donde el grito es vagido de nacimiento, la alegría de vivir, la agonía del moribundo, es allí donde Cristina nos aguarda con su creación musical,
poesía musical y música poética,
para transportarnos y transformarnos.
Volvemos del viaje que ha sido su poemúsica
y ya no somos lo que éramos.
La transformación es la traza indeleble de lo Abierto, de lo Innombrable.
Pacha Mama, la madre tierra, nos arrulla :
su canto se cristaliza en el aire.
Palabras-sonidos-ruidos fugaces destellos de luz
partículas en suspensión.
La voz, poema y canto de Cristina nos llama
El destino circular recomienza.



Ricardo Mandolini